lunes, octubre 09, 2006

Estimación de distancias en la oscuridad

¿Es posible estimar de forma adecuada la distancia a un coche en plena noche? En la oscuridad, las únicas referencias para poder hacer esta estimación son la luz de los faros, y la experiencia propia de un conductor, que tiene asimilado el tamaño medio de un vehículo, y la distancia ente sus faros delanteros. De igual forma, un piloto de aviones, cuando se encuentra una luz en el cielo, intente estimar distancias a esa luz, suponiendo que corresponde a la de un avión.

Vehicle distance estimations in nighttime driving: a real-setting study es el título de un artículo publicado en 2005 por varios científicos españoles. El artículo es de pago, pero el abstract se pueden leer si problema. El artículo trata del problema de estimación de la distancia a un objeto en plena noche. Las conclusiones que se pueden leer en el abstract son interesantes:

Este artículo estudia el papel que juegan la intensidad luminosa y la anchura entre luces en la estimación nocturna de distancia a vehículos.(...) se pidió a los participantes que estimaran la distancia entre ellos y un coche que se acercaba, mientras que la distancia real se determinaba con un sistema de fotocélula. (...). los resultados obtenidos(...) sugieren que los participantes podían estimar correctamente las distancias entre ellos y el vehículo. Sin embargo, sus estimaciones se veían claramente afectadas por la separación horizontal entre las luces frontales. Los participantes tendían a sobrestimar la distancia cuando las luces estaban más separadas, mientras que las subestimaban cuando estaban más cercanas.


Además encontraron que la intensidad luminosa no afectaba a la estimación de la distancia, pero esto ya no nos interesa tanto.

Traduciendo un poco más, lo que encontraron es que la estimación de distancias era correcta cuando la separación entre luces corresponde a la de un coche. La experiencia que tenemos la mayoría de conducir nos hace estimar correctamente la distancia a un coche que se aproxima de frente. Tomamos como referencia la separación entre las luces para estimar el tamaño del coche, y así estimar la distancia.

¿Qué pasa cuando la distancia entre las luces varía? Que nuestra referencia para estimar el tamaño del coche es errónea, y por tanto la estimación de distancia es igualmente errónea.

Bien, esto ocurre con conductores, una gran mayoría de la población. Pero el artículo es perfectamente extrapolable a cualquier otro tipo de personas, como los pilotos de líneas aereas. Si se encuentran con luces en el cielo, están en el mismo supuesto que un conductor en la oscuridad de la noche. Su experiencia les hace compararlas con el tamaño de un avión, y de ahí estimar una distancia.

Si las luces corresponden a un avión, están separadas de forma que un piloto puede las reconocer y tomar como referencia. Pero, ¿qué pasa si no es un avión? (una estrella más brillante de lo habitual, un reflejo de la atmósfera, o cualquier tipo de efecto óptico) En ese caso la referencia no existe, e intentar comparar con el tamaño de un avión produce una estimación final de tamaño y distancia erróneas.

Todos somos humanos y a todos nos pueden confundir nuestros sentidos. Y eso incluye a pilotos expertos, que tan frecuentemente se usan como testimonio irrefutable de que tal o cual objeto no identificado de tamaño tal, se aproximó a tanto del avión.

6 comentarios:

Mytho dijo...

Encuentro muy interesantes este artículo. De hecho, me atrevería a agregar que en el espacio aereo, es incluso más difícil estimar con una aproximación razonable las distancias o las dimensiones, en una carretera nocturna, aunque las luces de un auto sirven como referencia puntual, la perspectiva con respecto a la carretera y las señales de tránsito aportan mayor información. En el aire, sin más referencia que un cielo nocturno, y quizás un horizonte dependiendo de la luz crepuscular aportan muchos menos datos para llegar a una aproximación siquiera remótamente cercana.

Algunos pilotos, por otro lado, también consumen alcohol, en contra de todo sentido común, como sus análogos en tierra pilotando un veloz auto, así que usarlos como referencia es igual de objetable a mi parecer. El volar no les confiere automáticamente status de infalible

Julio dijo...

Me gustaría poder leer el artículo entero, y no solo el abstract para comprobar cómo se realiza el experimento. Creo que tienes razón, que en un coche se tiene además la referencia de la carretera, o lo que vas iluminando con tus propios faros, y en el aire la tarea sería más complicada aún

Ignacio dijo...

Y no sólo con los vehículos.

Cualquier luz cerca de la carretera puede confundirnos momentáneamente. El ojo y la interpretación del cerebro nos puede juzgar malas pasadas en la conducción nocturna.

Por cosas como esta utilizamos instrumentos para medir, aunque no estén libres de imprecisiones.

Y por eso los testigos nunca podrán ser una prueba definitiva de ningún fenómeno (sobre todo si es de corta duración y parece extraño).

Anónimo dijo...

Este razonamiento es similar al que utilicé a la hora de intentar explicar el "acercamiento" del "ovni" al Boeing 727 en el famoso "Caso Bariloche" de 1995. Ver

http://ar.geocities.com/mitosdelmilenio2001/ff4.htm

http://ar.geocities.com/mitosdelmilenio2001/ff5.htm

Excelente la nota.
Cordiales saludos,
Heriberto
www.espacioexterior.blogspot.com
www.debunker-.blogspot.com

Anónimo dijo...

Alternativa a los enlaces anteriores (que a veces no funcionan):

http://mitosdelmilenio.com.ar/ff4.htm

http://mitosdelmilenio.com.ar/ff5.htm

http://mitosdelmilenio.com.ar/ff1Indice.htm

Saludos, Heriberto

Anónimo dijo...

A propósito ¿Eres de Madrid? Yo también: heribertojanosch@yahoo.com