lunes, mayo 23, 2005

El método pseudocientífico

¿Alguien se imagina a Newton dejando caer una manzana una y otra vez,... y nada más? Es poco probable que hubiera llegado a enunciar la Ley de Gravitación Universal de esta forma.

¿Alguien se imagina a Planck tomando espectros de cuerpos negros, una y otra vez,... y nada más? Es poco probable que hubiera llegado a la hipótesis del cuanto de energía.

¿Alguien se imagina a Einstein, repitiendo el experimento de Michelson y Morley, día tras día,... y nada más? Es poco probable que hubiera enunciado la teoría de la relatividad.

Pues esto mismo es lo que hacen los investigadores de pseudociencias: repetir sistemáticamente el mismo experimento, cuyas poco concluyentes conclusiones siempre son para ellos prueba indiscutible de la existencia del supuesto fenómeno que hipotéticamente estudian. Repiten una y otra vez un experimento encaminado a demostrar la existencia de algo, pero nunca dan el segundo paso: Una vez "demostrada" la existencia de ese algo, averiguar cómo se produce.

En líneas generales, el método científico es como sigue:

1 Observación de un fenómeno.
2 Formulación de una hipótesis, teniendo en cuenta los conocimientos actuales.
3 Desarrollo teórico de la hipótesis que permita hacer predicciones.
4 Experimentación controlando todas las variables que influyen en la predicción.
5 Comparación del resultado del experimento con la predicción.
6 Si en la comparación coinciden experimento y predicción, se publica el resultado, detallando minuciosamente teoría y experimento para que otras personas puedan reproducir el resultado, y volvemos al punto 2 para verificar otras predicciones de la hipótesis hasta encontrar una que no coincida.
7 Si la comparación no es buena, se publica el resultado negativo, para que otras personas puedan reproducir el resultado, y volvemos al punto 2 para modificar la teoría de forma que pueda explicar el fenómeno y además, siga siendo válida para los fenómenos que ya explicaba anteriormente.

Echemos una ojeada al método pseudocientífico:

1 Idear una hipótesis que nos guste. No importa que contradiga teorías archidemostradas.
2 Hacer un experimento.
3 Repetir el punto 2, y escribir un libro de vez en cuando.

Como se ve, es mucho más simple. Tanto, que se han olvidado las partes más importantes.

Observación de fenómenos

La observación de un fenómeno no es ir andando por la calle y observar algo que nos llame la atención. Se trata de una observación sistemática de un mismo fenómeno que se manifiesta sin ningún género de duda, siempre en las mismas condiciones, sin ser esquivo, o sujeto a interpretaciones de quien lo ve. Esto permite definir el objeto de estudio, y sus características principales. A veces no hay observación, sino que hay todo un estudio de otro fenómeno distinto que desemboca en la suposición de la existencia de una partícula, campo, o fenómeno, junto con sus características.

Compárese con el método pseudocientífico, que a partir de observaciones casuales, se imaginan hipótesis sin definir las características del objeto de estudio. Muy al contrario, se definen las propiedades que no tienen, una definición en negativo:

- Cuando tenemos una grabación que no ha sido producida por una voz en el micrófono, que no es una interferencia, ni un ruido que se confunde con palabras, eso es una psicofonía.
- Cuando tenemos una luz en el cielo que no se mueve como un avión, es una nave extraterrestre.
- Cuando una cara que sale en el cemento no es una mancha de humedad, ni la han pintado seres humanos, eso es una teleplastia.

En general, cuando ocurre algo que no se entiende a la primera, eso es paranormal. Ya sabemos lo que no es. Pero seguimos sin saber lo que es.

Y es que, mientras la observación del método científico es, por así decirlo, la definición en positivo de un fenómeno para poder estudiar su origen, qué lo causa y su mecanismo fundamental, la finalidad del método pseudocientífico es sólo demostrar que el objeto de estudio existe, sin determinar siquiera las características que tiene.

No es un matiz, es una gran diferencia. Sin saber sus propiedades, es imposible hacer una hipótesis que permita explicar su mecanismo fundamental, y que permita averiguar sus posibles causas.

La experimentación

Se parte de una hipótesis, y se desarrollan sus consecuencias. Se toman las propiedades del objeto de estudio, y se deducen una serie de predicciones y resultados, y cómo estos resultados varían al cambiar alguna de las propiedades. La experimentación consiste en pasar del papel a un aparato de medida estas predicciones. No es hacer un sólo experimento. Un sólo experimento nunca es representativo. Es necesario hacer varios, variando de forma controlada una de las propiedades, y comprobando si todos los resultados coinciden con lo previsto por la teoría desarrollada. Pero hacer varios tampoco significa repetirlos hasta el aburrimiento.

En pseudociencia, sin embargo, no hay definición de propiedades que permitan predecir un resultado. Así, experimentar significa hacer una y otra vez el mismo experimento sin un control de las variables, porque ni siquiera se conocen.

Pero el mayor lastre de no de tener una buena hipótesis es la imposibilidad de comparar experimento y teoría. Así, es normal que se saque cualquier conclusión, que por supuesto siempre es favorable a la tesis asumida.

Véase, por ejemplo, el caso de las psicofonías (con más detalle, aquí), en que supuestamente se pueden obtener los mismos resultados usando un micrófono, que sin usarlo. Es una evidencia clarísima de que las psicofonías existen... o de que el micrófono no es una variable importante, y nada tiene que ver con lo que está ocurriendo.

Es más, si existen varias hipótesis para el mismo fenómeno, ni siquiera hay forma de distinguir entre ellas. Si captamos una psicofonía, ¿cómo se distingue una voz del Más Allá, de una interferencia radiofónica, o de una emisión telepática del investigador?

O si una persona consigue acertar la colocación al azar de 25 cartas que un experimentador tiene en su mano, ¿ha sido una casualidad del azar? ¿Posee la capacidad de adivinación? ¿O ha sido por transmisión telepática?

¿Y cómo se distingue una mancha de humedad, de un dibujo hecho a mano sobre el cemento, o de una auténtica teleplastia?

En todo los casos, son causas y mecanismos muy distintos. Y sin embargo, dan resultados indistinguibles. Es indicativo de un mal diseño del experimento.

¿Y ahora, qué?

Un investigador ha hecho un experimento que, según sus conclusiones, demuestra la existencia de algún fenómeno paranormal. ¿Y ahora qué? Porque demostrar su existencia no es lo mismo que explicarlo, ni siquiera describirlo.

El método pseudocientífico exige que en este caso, lo apropiado es... repetir el experimento.

Es como si Newton, después de caerle encima la primera manzana, dejara caer él una segunda, una tercera, cuarta, quinta y así hasta aburrirse. O como si Planck, tras ver varios espectros de cuerpos negros, decidiera seguir coleccionando espectros. O como si Einstein, tras comprobar la validez del experimento de Michelson y Morley, decidiera volver a hacerlo todos los días.

Si existen las psicofonías entendidas como voces del Mas Allá, ¿cómo consiguen registrar su voz en una cinta? ¿Le hablan al micrófono? ¿manipulan magnéticamente la cinta? ¿Cómo consiguen interaccionar con el Más Acá? ¿Podemos nosotros interaccionar con el Más Allá también?. Estas preguntas no se responden poniendo una grabadora en un cementerio, y obteniendo una coleccion de 75.000 psicofonías.

Si existe la telepatía, ¿qué alcance tiene? ¿Qué parte del cerebro se ocupa de ella? ¿Es genético? ¿Cualquier animal la tiene? ¿Cómo se produce la transmisión? ¿Y la recepción? ¿Cuál es el medio de transmisión? ¿Son ondas electromagnéticas, de presión o gravitacionales? ¿A qué velocidad se transmiten? Estas preguntas no se responden pasando cartas delante de una persona para que las adivine.

Si existen las teleplastias, ¿existe una humedad mínima para que se formen? ¿Se forman más cuando hay más humedad ambiente? ¿Desaparecen más rápido con menor humedad? Respuestas que no se encuentran pasando una fregona por el suelo.

Afortunadamente para nosotros, Newton, Planck y Einstein prefirieron irse a casa a pensar y no repetir ad nauseam unos experimentos que sólo demostraban la existencia de unos fenómenos*.

Como curiosidad final, la comprobación de la Teoría Universal de Gravitación, no se hizo dejando caer objetos, sino con el experimento de la barra de torsión de Cavendish . La cuantización de energía no se comprobó tomando más espectros de cuerpo negro, sino con la explicación del efecto fotoeléctrico. Ni siquiera la teoría de la relatividad se comprobó repitiendo el experimento de Michelson - Morley, sino comprobando la desviación de la luz al pasar al lado del sol, tal y como predecía.

___________________________________
* Fenómenos que al menos existían, porque en pseudociencia, ni eso está demostrado.


Enlaces recomendados:

Ley de Gravitación Universal, y el experimento de Cavendish

La radiación del cuerpo negro de Planck

El experimento de Michelson y Morley

"Como un huevo a una castaña", sobre psicofonías en este mismo blog

Las Caras de Belmez

15 comentarios:

Hairanakh dijo...

Método científico: coincido contigo hasta el punto 5. Luego sigue:

6 Selección de los resultados que coinciden con las previsiones.
7 División de los resultados en MPUs (mínima unidad publicable).
8 Publicación (o intento) en la revista científica al alcance con mayor índice de impacto. Si en esa lo rechazan, ir rebajando las pretensiones...

Acabada la pequeña disertación sobre las realidades de la publicación científica ;-) ... me parece un post muy interesante: claro, directo, sencillo y completo. Enhorabuena

h

Julio dijo...

Se acepta pulpo :)

Pondría un punto 6b para aquellos resultados que no coinciden con la teoría. Tras revisar todo el montaje experimental, comprobar que el resultado es sistemático y repetitivo, y descartar cualquier tipo de error, notificar que la teoría falla en 7 y 8.

Anónimo dijo...

El físico dice que te han faltado cosas bastante importantes a detallar en el método científico. Y has hablado del método pseudocientífico que CREES tú que sigue todo el mundo que le interesan estos temas. ¿Acaso también eres tú también un pseudocientífico? Parece que sabes muy bien de lo que hablas. ¡Sal del armario, hombre! No te escondas en la Cuántica, que como tú muy bien dices, suena de puta madre. Fíjate si la mayoría de los científicos son prepotentes que sólo LOS GRANDES han sabido reconocer sus limitaciones y aceptar que prácticamente ningún Físico en la historia ha entendido nunca completamente la Física Cuántica, ni siquiera muchos de los que más contribuyeron a desarrollarla.

¡Ya está bien de prepotencia! Desgraciadamente esta actitud está haciendo con la gente de bien que sabe que no está loca lo mismo que hacía la Inquisición con la persona de la Edad Media que quería conocer y llegar a la verdad. Claro está que hay mucho fraude en el mundo de lo paranormal, pero lo fácil es hablar mucho y no decir nada. No te equivoques, nadie es poseedor de la verdad absoluta.

Einstein, Faraday, etc... ya se interesaron por estos temas. Además, me gustaría que no tuvieras ninguna experiencia CLARÍSIMA que no pudieras explicar en tu vida. Te la cambiaría.

Miri dijo...

Jajajaja, buenísimo, buenísmo.
Ahora bien, el comentario de hairanakh, con toda su ironía, también es muy bueno. Al menos es lo que hacen muchos.
Saludos,
Miri.
P.D: Te he dejado un comentario en la entrada del efecto túnel de tu otro blog, por si lo quieres leer.

Anónimo dijo...

Amigo Julio:

dado que eres tan listo y poseés la llave del conocimiento científico, te propongo un pequeño reto.

En función de tus propios criterios, ¿la Psiquiatria es Ciencia o Pseudociencia? ¿Y la Economía?

¿Podrías citar diez diferencias entre la Astrología, por ejemplo, y la Economía?

Espero que me ilumines con tu respuesta. Más que nada por ver como sales de ésta vivo...

(Ya te dije que a partir de ahora soy un incondional de tu Blog).

Julio dijo...

Pues mira, casualmente me rejode mucho que la economía se estudie como "ciencias económicas" ,y y soy más de la opinión de que habría que llamarlo economancia.

De la psiquiatria, si estas pensando en Freud, también me parece pseudociencia.

Así que por ahí creo que también vamos a estar de acuerdo.

Y no se de donde has sacado la idea de que yo tenga la llave del conocimiento de la ciencia. Yo conozco decentemente mi parcelita del conocimiento de la naturaleza, que resutla de momento suficiente para detectar donde meten la pata quienes pretenden que la pseudociencia sea considerada ciencia, como por ejemplo, a la hora de diseñar un experimento.

Anónimo dijo...

Curiosamente(¡Por fín!) estamos de acuerdo.

Y ole por tus cojones: acabas de hacer unos cuantos enemigos bastante más peligrosos que el bueno de Iker Jimenez.

Anónimo dijo...

“Creo poder afirmar con seguridad que soy el médium más probado que ha aparecido en este país… He sido encerrado, atado, amordazado, inmovilizado, y aún así las voces han venido a transmitir su mensaje de vida eterna”.
Leslie Flint.


En 1948 Flint se sometió a una serie de experimentos realizados por científicos de la SPR.
La revista Psychic News del 14 de febrero de 1948 informa en detalle de un experimento en el cual los labios de Flint fueron sellados con cinta adhesiva y cubiertos con vendajes, y sus brazos y piernas atados a una silla. Los observadores coinciden en que, a pesar de estas medidas las voces se escuchaban con la misma claridad, y hasta llegaban a gritar.

La información que se obtenía a través de Flint no consistía, como algunos críticos de la mediumnidad suelen alegar, en vagas insinuaciones que pueden aplicarse a cualquier persona.

"Cuando accedí ser sometido a pruebas, aún era lo suficientemente ingenuo como para creer que, si las pruebas resultaban exitosas los científicos e investigadores que las habían llevado a cabo bajo sus propias condiciones, proclamarían al mundo la verdad de la existencia de vida después de la muerte. Pero muy pronto descubrí cuan férreamente aquellos que se llaman a si mismos investigadores, mantienen sus valoraciones inmutables que excluyen cualquier posibilidad de que la existencia humana tenga un significado, y que exista vida después de la muerte. Su única preocupación consistía en demostrar la falsedad de mis voces y encontrar alguna explicación alternativa, sin importarles cuan absurda fuera ésta; cualquier cosa antes que admitir las implicaciones del éxito de sus propios experimentos"

Anónimo dijo...

(segunda parte)

Flint da algunos ejemplos de las absurdas teorías que argumentaron los investigadores psíquicos. Una de ellas afirmaba que las voces no eran reales, sino el producto de una combinación de poderes hipnóticos con alucinaciones masivas. Esta teoría se vino abajo cuando las voces fueron grabadas.
Otra teoría insinuaba que Flint era ventrílocuo, teoría también refutada cuando un micrófono especial fue fijado a su garganta, el cual era capaz de registrar el más mínimo sonido producido por su laringe, y una cámara de infrarrojos.
Cuando no pudieron aportar ninguna otra explicación, uno de los investigadores psíquicos llegó a decir que Flint era capaz de hablar usando su estómago.
A aquellos que, siendo incapaces de encontrar ninguna otra explicación afirmaron que se trataba de un fraude, Flint les dice:

"Han insinuado que yo he instalado dispositivos de comunicación en otra habitación, desde la que mis cómplices imitan las voces de los fallecidos, o que puedo tener ocultas grabadoras magnetofónicas que reproducen cintas con mensajes grabados previamente. No parece haber límite para los ingeniosos trucos imaginados por aquellos personajes, decididos a no creer y que, con mucha frecuencia, jamás han estado presentes en alguna de mis sesiones. Podría preguntarles a esos tozudos cínicos cómo estos supuestos cómplices se las pueden arreglar para simular la voz reconocible de una esposa, esposo u otro familiar cercano de alguien que acaba de llegar de Australia, la India, etc.
Sin embargo, no me molestaré en gastar mis energías intentando convencer a escépticos tan mal informados y con tantos prejuicios."

Un experto que investigó a Leslie Flint y no vaciló en dar testimonio de su autenticidad, fue el profesor William R. Bennett, Profesor de Ingeniería Eléctrica de la Universidad de Columbia, en Nueva York.
"Mi experiencia con el Sr. Flint es de primera mano; escuché las voces que se producían de forma individual; es más, las técnicas modernas de investigación, que no estaban disponibles en las primeras pruebas, confirman las conclusiones preliminares de que esas voces no provienen de Flint. Para no dejar lugar a dudas, también se consideró la posibilidad de la existencia de cómplices. Esta suposición resultó insostenible para mí durante mi visita a Nueva York en setiembre de 1970, cuando en una sesión llevada a cabo en mi apartamento, las mismas voces, no solo sonaron, sino que llevaron a cabo conversaciones con los invitados."

Julio dijo...

DEsconozco al tal Sr. Flint y las pruebas que le hicieron, pero la única forma de probar que se comunica con muertos es demostrando que los fallecidos viven en un más allá, qué es ese más allá, que existe un canal por el que se pueden comunicar, cómo se produce la comunicación, etc, etc...

Lo único que demostraron con esas pruebas, es que si el tal Flint usaba trucos, fue más listo que ellos y no le pillaron.

Wilson dijo...

"Lo único que demostraron con esas pruebas, es que si el tal Flint usaba trucos, fue más listo que ellos y no le pillaron."

Discrepo. No sabemos apriori si usaba trucos o no. (otro asunto es sospechar, como lo "creo" yo, que si)
Lo que se puede afirmar es que dadas tales condiciones experimentales, se produjeron sonidos.

Julio dijo...

No sabemos a priori si usaba trucos o no, pero es evidente que es una suposición ordinaria, en contraposición de la extraordinaria de que hablaba con muertos. Esa es una razón por la que no se pueden colocar al mismo nivel ambas hipótesis.

Por otro lado, las pruebas que parecer ser se le hicieron (y según un copipega posiblemente sesgado) fueron siempre en el sentido de "buscar" la trampa.

De ahí que diga si era un truco, él fue más listo (nótese el condicional, que también mencioné antes).

Y puedo hacer la equivalente para la otra hipótesis:
Si de verdad hablaba con los muertos, no se hizo absolutamente nada por probarlo. Que es en realidad, el fondo de mi comentario: el experimento es lo que determina lo que se puede probar, y lo que no. No se buscó la demostración paranormal. Sí se buscó el truco, pero (parecer ser) no se encontró.

Danny dijo...

PRUEBAS

Experimento Tardía-Elección de Wheeler Gedanken / http://ciencia.astroseti.org/nasa/articulo.php?num=1924
http://www.youtube.com/watch?v=z7CRlf7juiQ
http://www.youtube.com/watch?v=Vi5ozLh0eEU

La paradoja de Hardy, dice: el acto mismo de observación afecta a la realidad que tratamos de descubrir. La dualidad onda-corpúsculo, una aparente paradoja concepto de la mecánica cuántica según el cual no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa.
Toda la materia presenta características tanto ondulatorias como corpusculares comportándose de uno u otro modo dependiendo del pensamiento del experimentador. Toda la realidad es una superposición cuántica, en base a ello:

¿Qué hubo antes de la formación de nuestro Universo?

Energía.

La energía es lo único que había. La energía no se crea ni destruye, se transforma siempre. Es lo que siempre fue, llevándonos a entender todo lo que existe como transformaciones; de una misma cosa, que esta en todo; que es:

La Inteligencia.

La inteligencia es energía, puesto que la energía es el principio y causa de todas las cosas. Poseer inteligencia, es efecto y causa de la energía primigenia; que llamaremos:

Energía Inteligente.

Hay una conciencia única en el Universo, que esta en todo y proyecta todo. La imagen proyectada en los seres, y en los efectos que evolucionan en el cosmos; transforman todo en lo que siempre fue:

El Ser.

Todo es una proyección mental de la energía inteligente
Desde lo inerte, hasta lo humano; la energía se cuestiona: ¿Qué soy?, ¿Qué no soy?

El Ser inteligente tiene un concepto total de su magnificencia, pero es en la proyección en la que imagina: "qué no es, él"; lo que crea las *leyes universales de la conciencia.
El Ser energético, “imagino” que no debía ser inerte, y creo esa proyección en la materia. Se crean así, los seres inertes. Marcando los límites entre: la conciencia, y la ausencia de inteligencia.

... Si yo soy la mayor inteligencia, no debo ser inerte. Soy consciente, no soy solo orgánica, vegetal. Pienso y me proyecto como ser animalizado, después de vegetal y mineral. Despierto mi conciencia en el ser humano. En el mineral pierdo la conciencia de mi magnificencia. No recuerdo quién soy, ni de dónde vengo; y me preocupa hacia donde voy. Mis preguntas se proyectan en todos los procesos materiales del Universo, como respuestas. Observando las leyes materiales, deducimos aprendemos y sabemos ...

Tras la muerte, recupero mi estado original. Vuelvo a ser quien era antes de nacer, recordando todo lo experimentado en las existencias múltiples. Vuelvo a materializarme una y otra vez, para experimentar y cuestionarme: ¿Quién soy en realidad?

El principio inteligente, que proyecto el Universo; y todo lo demás: es el final.
Lo que está aquí y ahora hablando en tu mente.

La condición natural de la energía es existir, y siempre ha existido. Antes del Universo tomar forma y objeto, existe una inteligencia primigenia: como consecuencia natural de la energía, de no ser así el Universo carecería de objeto.

dannythefox98@gmail.com

M dijo...

Me parece mas otra técnica de propaganda pseudocientífica de los "escépticos". Haber GluonconLeches tu eres Físico si no me equivoco, entonces como es posible que digas tremendas tonterías como estas:

"Echemos una ojeada al método pseudocientífico:

1 Idear una hipótesis que nos guste. No importa que contradiga teorías archidemostradas.
2 Hacer un experimento.
3 Repetir el punto 2, y escribir un libro de vez en cuando.

Como se ve, es mucho más simple. Tanto, que se han olvidado las partes más importantes."


Dime, ¿no es que en la historia de la Física se han contra decido una y otra vez las supuesta teorías "bine establecidas"? En el siglo XV la teoría del flogisto estaba bien establecida para aquellos científicos de la época, la teoría de las enfermedades en medicina estaba "bien establecida" en el siglo XVIII, la "fuerza vital" era la teoría por antonomasia para muchos científicos, en el siglo XIX y XX la física clásica estaba "bien establecida"......

Anónimo dijo...

M, salvando que la ciencia requiere de método científico, y que aquelllas personas más bien eran filósofos naturales, como bien dices hubo descubrimientos que hicieron desechar lo establecido, del mismo modo que, si alguna magufada consiguiera demostrarse, obligaría a replantearse lo establecido. El problema es que, mientras las cosas que existen tarde o temprano se demuestran, las fantasías resultan algo más difíciles, y de ahí que los hechos pasen el filtro, sean admitidos, y obliguen a cambiar el sistema para adecuarlo al nuevo conocimiento, y las imaginaciones sin base real no lo hagan.


PD Se escribe contradicho, no "contra decido".