lunes, julio 29, 2013

Militares que confunden OVNIs con drones

Lo que son las cosas.

De todos es sabido que los militares son unos seres aparte, incapaces de equivocarse, y mucho menos de confundir Venus, o la Luna con autenticos y genuinos OVNIs. Son infalibles.

Pero hete aquí que uno se topa con una noticia como ésta:

¡Uy, un drone!

(...) A punto hemos estado de asistir a un ataque inclemente contra Júpiter y Venus lanzado desde la Tierra, y, más en concreto, desde India. ¿Y qué han hecho estos pobres planetas? Nada en particular. Pero las Fuerzas Armadas indias los confundieron con drones espías chinos que se dedicaban a violar su espacio aéreo en la conflictiva frontera de Cachemira.

(...) Entre agosto de 2012, y febrero de 2013, realizó 329 avistamientos de dos objetos brillantes que avanzaban a lo largo de la frontera, y que penetraron en el espacio aéreo indio en 155 ocasiones. Con todo descaro...(...)

Un drone es como ahora les ha dado por llamar a los UAVs (Unmanned Aerial Vehicle, vehículos aéreos no tripulados). La noticia original, parece salir del periódico The Telegraph Calcutta:

By Jupiter! China spy in sky (¡Por Júpiter! China espía en el aire)

Phew! Science has saved a Roman god and a goddess from possible Armageddon launched from the Earth by the mighty Indian Army

(¡Uf! La ciencia ha salvado a un dios y diosa romanos de un apocalipsis lanzado desde la Tierra por el poderoso ejército indio)

El asunto quedó claro cuando desde el Instituto Astrofísico Indio, les dieron instrucciones para anotar las evoluciones de los presuntos UAVs, y pudieron comprobar que no eran más que Venus y Júpiter.

El asunto tiene su rechifla, sin duda. Pero la anécdota nos dice varias cosas. La primera, que la interpretación de avistamientos, depende de quién lo ve. En este caso, siendo una zona de tensión entre China, Pakistán e India, la interpretación se hizo en función de una amenaza militar. Un firme creyente en visitas extraterrestres, hubiera hablado de OVNIs sin dudarlo. Un religioso, quizás hubiera hablado de ángeles y señales divinas...

Otra más, que efectivamente, los militares no son seres infalibles. No tienen por qué saber reconocer Venus... y que por lo visto tampoco son infalibles para reconocer UAVs o drones. Con la gran diferencia de que esto último es de más interés que lo primero. Y no por ello hay que concluir que estaban borrachos, como suelen hacer gurús milenarios. Simplemente, nadie es infalible.

5 comentarios:

Ricardo Campo Pérez dijo...

El falso argumento de la preparación técnica de los pilotos y militares, que los haría especialmente hábiles para no malinterpretar ningún estímulo luminoso en ninguna ocasión, viene adornado, por parte de la pseudo-ufología petarda y supuestamente periodística, con el corolario de que los críticos tachan indirectamente a los citados de estúpidos y malos profesionales incapaces de identificar a Venus u otra luz semejante en cualquier ocasión. No sólo niegan un hecho evidente, sino que calumnian a quienes lo hacen ver.

Julio Plaza dijo...

En realidad, ese corolario lo que revela es lo que ellos realmente piensan de alguien que confunde Venus con una nave de Ganímedes.

Para ellos, o es una nave de ganímedes, o es un fraude. El concepto "confusión" nunca se contempla en alguien que presume de mente abierta.

Esceptico putos dijo...

Qué pedazo de imbécil eres!!! Eran efectivamente ovnis. Y sí, los militares, especialmente los aviadores son gente entrenada al extremo para reconocer cualquier cosa que haya en el cielo. Si así no fuera estarían disparándole a cualquier aeronave civil que se cruzaran por el camino y bombardeando París en lugar de Kabul, retardado.

Julio Plaza dijo...

Sí, los pilotos de cazas, antes de salir en misión, tienen un briefing en el que repasan concienzudamente las horas de orto y ocaso de todos los planetas y estrellas más brillantes... Información siempre indispensable para llevar a buen término hasta las misiones más simples.

jose vallejo dijo...

jose vallejo
Aunque los militares tienen entrenamiento especializado, el articulo nos hace ver que están sometidos a los mismos estímulos que el común de las personas y por lo tanto son susceptibles de cometer los mismos errores que el grueso de la población. Y mención aparte la cadena de mando evita que le disparen a cualquier cosa.