lunes, abril 09, 2007

Medida experimental casera de la energía piramidal en el interior de una pirámide de mondadientes (I)

Hemos hablado ya un par de veces sobre el poder energético de las pirámides (y más concretamente de la ausencia de éste). Vimos cómo célebres científicos habían desarrollado toda una teoría acerca de la naturaleza de esta energía, que les llevaba a concluir, básicamente, que esta energía era de carácter magnético, lo cual producía una acumulación de neutrinos, cosa harto sorprendente porque estas partículas al carecer de carga eléctrica, no interaccionan con campos magnéticos. Una hipótesis interesante, sí, pero sin el aval de unos resultados experimentales, no deja de ser la típica elucubración después de varias copas. Va a ser por ello que todavía nadie les ha propuesto para el Nobel.

Así pues, los Laboratorios Secretos de Gluon con Leche, se han decidido a dar el paso de encontrar la evidencia experimental que demuestre la existencia de esta energía piramidal de origen magnético. ¿Por qué lo hacemos?

¿Por la salud mundial? No. Los piramidiotas ya usan la piramidología sin necesidad de pruebas, siempre que estén sanos: cuando están realmente enfermos acuden al hospital como todo hijo de vecino. Así que dará igual el resultado del experimento que vamos a desarrollar, que la medicina “oficial” seguirá siendo la que funcione, y a la que acudirán cuando la necesiten.

En realidad, lo confesamos, lo hacemos por la fama y el dinero que nos dará el premio Nobel por demostrar experimentalmente la existencia de este tipo de energía.

El protocolo experimental

¿Cuál es el mejor método de comprobar esta energía piramidal? Es curioso cómo preguntados los expertos, su protocolo experimental consiste en fabricar una pirámide, poner trozos de carne debajo, y comparar posteriormente su estado de conservación con otro trozo de carne fuera de la pirámide.(Protocolo en la sección de archivos de la lista Charlatanes) Es decir, un método en que la medida es de carácter puramente subjetivo (como en toda pseudociencia que se precie: no vamos a dejar que un dato nos estropee una creencia). Pero es que, aunque haya (que seguramente la hay) una forma de determinar objetivamente el grado de putrefacción de la carne, y se diera un resultado positivo para el “experimento”, de ninguna forma quedaría probado que hay una energía piramidal de origen magnético, ya que nos enfrentamos a un producto final del que no hemos podido analizar el mecanismo por el cual ha salido tal resultado, porque que se ha obviado la teoría que (se supone) lo sustenta. Por eso, los Laboratorios Secretos de GcL, siempre dispuestos a hacer ese trabajo que los pseudoexpertos no quieren (ni saben) hacer, han desarrollado su propio protocolo experimental, destinado a comprobar la existencia de la energía piramidal.

1. Hipótesis a falsar

La pseudoteoría piramidal establece que (Véase el panfleto del Dr. Sosa, y el “protocolo” en la sección de archivos de la lista de correos “charlatanes”):

- La esencia de la energía piramidal es magnética, se encuentra en todas partes y la pirámide la “organiza” de forma tal que su existencia se ponga de manifiesto
- La pirámide debe estar orientada con el eje magnético de la Tierra
- La pirámide puede ser construida de cualquier material que no sea ferromagnético. Puede tener o no paredes.
- El punto de mayor concentración de la energía es a un tercio de la altura de la pirámide.
- Las dimensiones de la pirámide deben ser proporcionales a las de la Gran Pirámide de Keops [Arista = Base x 0,951]
- Se necesita un periodo de 15 días para cargar de energía la pirámide.



2. Qué medir y por qué

Una vez conocida las hipótesis y afirmaciones que se hacen, podemos decidir qué magnitudes se pueden medir, y por qué hay que medirlas. Dado que la pirámide “reorganiza” la energía magnética, es de esperar una variación del campo magnético en el interior de la pirámide, una magnitud física que es posible medir. El campo magnético se caracteriza por dos parámetros: intensidad y orientación. Entonces, si existe una energía piramidal, se debe de observar una diferencia de la intensidad y/u orientación del campo magnético en el interior de la pirámide respecto al exterior. Éstos son los parámetros a medir.

3. Control de variables

La reorganización de la energía magnética depende de la orientación de la pirámide respecto al eje magnético de la Tierra. Por tanto, se deben medir intensidad y orientación en función del ángulo de orientación de la pirámide. Es de esperar que el cambio en el campo magnético sea máximo cuando la orientación sea cercana al eje magnético terrestre (es decir, una desorientación de 0º), y mínima cuando la desorientación sea cercana a 45º

También se establece un “periodo de carga” de 15 días, por lo que se pueden repetir todas las medidas cada día, para intentar observar cómo la variación del campo magnético aumenta durante esos 15 días.

4. Materiales

La pirámide puede ser fabricada en diversos materiales, siempre y cuando no sean ferromagnéticos, y las paredes no son imprescindibles. Por comodidad, hemos elegido una hecha con mondadientes de madera, con una base de 6.3 cm (longitud total del mondadientes), y una arista de 6.0 cm, acorde con las dimensiones previstas en las hipótesis.

5. Instrumentación

Existen aparatos para medir campos magnéticos. Por desgracia, el presupuesto del Laboratorio suele gastarse principalmente en cervezas, así que vamos a recurrir a un método totalmente casero (y así de paso, cualquier persona puede intentar replicar el experimento).

Nuestros instrumentos de medida son una brújula, y un cronómetro. Obviamente, la brújula da la orientación del campo magnético, en nuestro caso, con una precisión de 2.5º. Y con la ayuda del cronómetro, se puede cuantificar la intensidad del campo magnético.


Piensen primero en un muelle con una masa. En reposo, el muelle tiene una longitud L. Si ahora tiramos de la masa para estirar el muelle, éste responde en sentido contrario, y más fuerte cuanto más tiremos. Si en cambio comprimimos el muelle, entonces la fuerza trata de estirarlo para recuperar la posición inicial. El muelle actúa como una fuerza recuperadora, que actúa en el sentido contrario al del desplazamiento de la masa Si tiramos (o comprimimos) y soltamos, el muelle ejecuta un movimiento oscilatorio, con una frecuencia que depende de la constante de fuerza del muelle y de la masa.


Volvamos a la brújula. La brújula es un pequeño imán, que se puede considerar un dipolo magnético, con su correspondiente momento dipolar M. Este momento, se orienta en presencia de un campo magnético B. Cuando la brújula está orientada, se halla en reposo. Si giramos la brújula, se desorienta en un ángulo q, de forma que el campo magnético ejerce una fuerza que trata de hacer recuperar la posición de equilibrio, igual que lo hacía el muelle. De igual forma, la brújula empieza a oscilar en torno a su posición de equilibrio, y lo hace con una frecuencia w que depende de la intensidad del campo magnético B, del momento dipolar de la brújula M, y de su momento de inercia I:



(Queda como ejercicio para los piramidólogos demostrar de donde sale esta fórmula)

Así pues, es posible en teoría cuantificar la intensidad del campo magnético, al medir la frecuencia de estas oscilaciones. Existen, sin embargo, parámetros que no son conocidos, como el momento de inercia (aunque se podría calcular), y el momento magnético dipolar de la brújula.

Sí se puede, en cambio, hacer medidas con referencia al campo magnético terrestre: se puede medir una frecuencia de oscilación (wref) cuando la brújula está fuera de la pirámide. Cuando se coloca la brújula dentro, si existe un campo magnético distinto presente debido a la reorganización que produciría la pirámide, la frecuencia de oscilación adquiere entonces otro valor (wi). El cociente entre el cuadrado de las dos frecuencias, es proporcional al cociente entre la intensidad de ambos campos:

Si el campo magnético dentro de la pirámide es igual al de referencia, es decir, no hay reorganización del campo magnético, entonces este cociente será siempre 1, dentro de la precisión del sistema experimental. Si es mayor que 1, entonces el campo producido es mayor, y si es menor que 1, entonces el campo se ha debilitado.

Para medir la frecuencia de la oscilación, nada más sencillo que desorientar la brújula, esperar a que se estabilicen las oscilaciones, activar el cronómetro, y contar oscilaciones. La frecuencia será el número de oscilaciones, divido por el tiempo que ha tardado en hacerlas.

Como ven, un método casero, que humildemente vamos a bautizar medidor GcL de campos magnéticos, que no sacaremos a la venta pública porque cualquiera puede hacerse uno igual en casa, y el negocio sería una ruina para nosotros.

6. Precisión del instrumental

Cualquier persona habituada a experimentar sabe que no sólo debe saber darle al botón de su aparato de medida. Debe saber cómo funciona, conocer hasta los más mínimos detalles, y en especial, su precisión. En el medidor GcL, el propio experimentador debe activar y parar el cronómetro, lo cual introduce errores en la medida, ya que se tarda un tiempo siempre variable en reaccionar. Existen errores de apreciación sobre donde empieza la primera oscilación a contar, y donde termina la última. Estos errores introducen una incertidumbre en la medida del tiempo, que se propaga hasta la cantidad final que se desea calcular (frecuencia de oscilación, y posteriormente, cociente con la frecuencia de referencia). Así pues, la pregunta obligada es ¿Cuál es la precisión del medidor GcL?

Para ello, nada mejor que medir un número elevado de veces el campo magnético terrestre, hallar la frecuencia de oscilación de la brújula, y comprobar qué valores se obtienen, y con qué dispersión: tomamos 10 medidas, contando 10 oscilaciones, y se calcula su frecuencia promedio wi. , y su dispersión (error). Se repite el proceso otras 11 veces. (Total, 110 medidas). Con estas 11 frecuencias promedio, se calcula nuevamente su media, se calcula el cuadrado del cociente de cada frecuencia promedio wi, con la frecuencia media wmedia, y sus correspondientes errores.


Tal como se ve en la gráfica, las medidas se acumulan en torno a 1 con una dispersión, pero lo importante son las barras de error, que tienen una longitud media de s±0.023. Esto quiere decir que cualquier valor que se calcule y que caiga dentro de esta banda de error (marcada en azul en la gráfica) debe ser considerada indistinguible respecto del valor medio, y la diferencia es únicamente atribuible a la precisión del medidor, y no a una interacción distinta. El medidor GcL sería capaz de medir una variación mínima del 2.3% respecto del campo magnético de referencia (en este caso, el terrestre). (Esta precisión se puede mejorar aumentando el número de oscilaciones a contar en cada medida)

7. Pruebas de instrumentación

Como se que mis lectores son unos malvados escépticos aficionados a la barbacoa, y no se creen nada a la primera, hemos probado el medidor GcL con un imán.


Colocado a distintas distancias, su acción sobre la brújula se hace cada vez mayor, y por tanto, se observan sus efectos tanto en la desviación de la aguja de la brújula:


Como en la intensidad del campo magnético (medida a través de la frecuencia de oscilación de la aguja):


(En la gráfica pequeña, una ampliación de la zona marcada)

(Recordamos que w2i/w2ref=Bi/BRef, con lo que el campo magnético cuando el imán está a una distancia de 6 cm es 17 veces el del campo magnético terrestre. B=17•0.5 Gauss=8.5 Gauss)

8. Consecuencia de los resultados

Queda definido así el protocolo experimental. Las medidas que se realizan son las siguientes:

- Cada día, durante 15 días, se medirá el campo magnético de referencia (el campo terrestre) sin pirámide. Las medidas se realizan siempre en el mismo lugar, para intentar minimizar las posibles contribuciones parásitas debidas a aparatos, o materiales ferromagnéticos cercanos, que pueden ser distintas cada día.
- Cada día, durante 15 días, se medirá el campo magnético con la pirámide desorientada en 0º, 15º, 30º y 45º
- Cada medida supone medir en la misma configuración (sin pirámide, y con pirámide en sus distintas orientaciones) varias veces (10), de donde se halla la media y su desviación estadística.
- Se anota la desviación angular media del campo magnético, y la frecuencia media de oscilación obtenida de esta forma.
- Se comparará para cada día, la relación entre el campo magnético sin pirámide, y con pirámide para cada orientación, a través de la relación entre el cuadrado de sus frecuencias, y los errores de las medidas.

De esta forma, al analizar los resultados se puede evaluar si la hipótesis de partida es correcta o incorrecta. Se considerará que se ha encontrado evidencia de la energía piramidal si:

- El campo magnético en el interior de la pirámide, cuando ésta está orientada en el eje Norte – Sur, es significativamente distinto respecto del campo magnético de referencia terrestre. Esto supone una desviación mínima de 2.5º en la dirección, y/o una variación de la intensidad mayor de ±2.3%.

Además, se confirmarán otros aspectos de la hipótesis de partida si:

- La variación respecto al campo magnético de referencia es máxima cuando la desorientación es de 0º, y disminuye cuando la desorientación aumenta hasta los 45º
- La variación del campo magnético de referencia crece durante 15 días.

Llevamos ya unos días midiendo. Los 15 días de “carga” terminan el próximo 20 de Abril.

Consulten los resultados del experimento.

22 comentarios:

Pasotaman dijo...

Enhorabuena, la idea de usar palillos es sencillamente brillante: sencilla a la par que humillante para los que venden pirámides a millón.

No obstante, se me ocurre una objeción a tu protocolo experimental: si la pirámide presuntamente tarda 15 días en cargarse de energía, ¿no debería estar siempre en la misma posición? Si le estás reiniciando las condiciones de contorno todos los días...

Dado que el coste de los materiales es asequible, sugeriría tener una pirámide fija en cada una de las orientaciones, preferiblemente elevada para poder meter la brújula sin moverla.

En otro orden de cosas, poniéndome un poco nihilista, está claro cuál va a ser el resultado con independencia de cómo se haga el experimento. ¿Para qué sirve esto (aparte de para que los lectores nos echemos unas risas, lo cual te agradezco)? Los creyentes de todo tipo han mostrado siempre una notable impermeabilidad a lo hechos...

Un saludo.

Julio dijo...

Interesante punto el que notas. En el panfleto Sosa, no se dice nada acerca del periodo de carga. Lo he leído en el "protocolo" experimental de la lista de correos, donde dice:
"Una vez finalizado el «tiempo de carga» que deberá ser de 15 días, (...) se colocarán dentro de las estructuras debidamente orientadas al norte geográfico (Debe orientarse exactamente hacia el Norte Magnético, no al geográfico)"

Es decir, no se especifica si debe de tener alguna orientación especial durante la carga, sino que es cuando se vaya a usar cuando debe de orientarse.

Pero bueno, también se puede dejar la pirámide durante 15 días orientada, y volver a repetir las medidas.

Que por qué lo hago, ya lo digo: pa que me den el Nobel, que ando necesitado :)

En serio, lo hago, primero porque lo de la brújula para medir intensidad me parecía muy ingenioso, y quería compartirlo.
y segundo, porque se pone así en evidencia lo fácil que es intentar hacer un experimento serio sobre afirmaciones paranormales. Quien no lo hace, es porque no quiere que se vean sus vergüenzas, o porque no tiene ni idea de lo que habla.

Pedro Gimeno dijo...

Los 15 días de recarga me imagino que son el tiempo desde que se instala una piramicama hasta que el piramidólogo ha puesto pies en polvorosa...

Brillante idea la de usar la frecuencia de oscilación de la brújula para determinar la intensidad del campo. En ocasiones como ésta me recuerdas a una sección de la revista Investigación y Ciencia llamada Taller y Laboratorio :)

Coincido con Pasotaman en que esto no servirá de nada a los piramidiotas, pero supongo que este experimento está dirigido más bien a los que quieren informarse sobre la energía piramidal.

Y con un poco de suerte, incluso es posible que muevan los palos y se centren en los neutrinos en vez del campo magnético, lo cual sería todo un avance.

-- Pedro Gimeno

Anónimo dijo...

Y Kolni, el piramidólogo cuentacuentos, callado como un zorro...

Pasotaman dijo...

Pedro: desde ese punto de vista sí admito el valor didático del artículo.

Es curioso que los campos magnéticos siempre han tenido gran popularidad entre los charlatanes, mientras que los neutrinos están infrautilizados. El pasado 28 de diciembre un compañero de clase y yo hicimos una página web delatando la "conspiración de los neutrinos": los gobiernos no nos advierten de los 1e17 neutrinos que recibimos por segundo y que sin duda son causa de cáncer y demás historias... al final no la subimos porque lo mismo lo leía la gente de verdad y luego no se creían la rectificación, como le pasó a Dan Baines, el inglés que publicó su "descubrimiento" de un hada carbonizada este 1 de Abril.

mistermagufín dijo...

Humm... bueno, si no llegara a haber resultados, ya sabremos que se debe a que el campo magnético piramidal no puede medirse en nuestro nivel de realidad, sino que opera en un plano astral.

Pero al menos va a servir para que el piramidiota de guardia no insista más con el "protocolo" al que adscribe.

Jack Maybrick dijo...

No va a funcionar.

Y no va a funcionar porque el problema básico en el diseño del protocolo es que hay un excéptico comeniños involucrado, lo cual impide que se muestre el efecto por culpa de la Fuerza.

¿Qué no ven que un excéptico emite la Fuerza más poderosa del universo, más poderosa aún que la interacción fuerte y la débil, el magnetismo y la gravedad? Con la Fuerza presente, todos los efectos se anulan y los resultados se convierten en puro azar, y las otras fuerzas se desvanecen. ¡malditos excépticos!

Gerardo dijo...

Sí que es ingenioso usar una brújula. Esperando resultados, no cambio de canal...

Pedro Gimeno dijo...

Claro, Jack, es que para colapsar la función de onda hace falta una mente excéptica o cientifostia, y entonces el colapso provoca resultados al azar, como predice la cuántica, eso todo el mundo lo sabe. Pero si eres creyente, entonces la función de onda no se colapsa porque tu mente entra en armonía con el sistema y puedes ver cualquier cosa. Y no, lo que te hayas fumado primero no te influye, en serio.

Pasotaman, mejor no tentar a la suerte, que las carga el diablo ;)

-- Pedro Gimeno

Hairanakh dijo...

Francamente, Julio, te vas superando. Creo que el IgNobel no te lo quita nadie ;-) (algo es algo)

Julio dijo...

H
Para el ignobel, tiene que estar publicado en algún lado... ¿Review of Scientific Instruments, colaría?

El Journal of Scientific Exploration solía publicar estudios de anomalías, y afirmaciones en la "frontera de la ciencia", en los que curiosamente nunca encontraban evidencias más allá de mínimas desviaciones estadísticas. Ahí, iría perfecto. :D

Iván dijo...

Simplemente genial, ademas de sacarme las costillas de sitio de la risa me ha parecido interesantisimo en la parte fisica "de andar por casa", hasta un niño lo entenderia, todos menos los piradiestafadores, sus memoseguidores y demas ralea.

Mantednos informados :)

Anónimo dijo...

Estimados amigos, creo que la experimentacion es el mejor proceso de aprendizaje, contra teorias que rozan la estupidez, aunque si bien es cierto que el fenomeno piramidal le falta mucho para ser conprobado cientificamente.
Dicho esto, no podemos descartar posibles efectos, tanto en piramides como en otros lugares de la tierra debido a fenomenos que no llegamos a comprender; eso si que es cierto.
Todo cientifico debe atenerse a la experimentacion como modelo de aprendizaje, para poder formular una teoria valida de cualquier fenomeno, ya sea conocido o no, y en este tema ante la imposibilidad talvez de poder medir, calibrar o comparar dichos fenomenos, debemos posicionarnos de manera racional, y concluir que nada es falso o cierto tan a la ligera.

Eso si, vender o comerciar con algo que no podemos realmente comprobar su fiabilidad, deberia ser delito.Y aquellos que lo hacen no son mas que estafadores de tres al cuarto sin pena ni gloria.

Con lo cual Kolni, debo decirte que como cientifico eres pesimo, como persona un aprovechado, como divulgador una lacra de esta sociedad y es una pena que gente como tu no estea fuera de circulacion a muchos metros bajo tierra.

Anónimo dijo...

es curiosa la gente que van por la vida de científicos cuando en realidad desconocen la base de la ciencia.

Si quieres saber si existe la energia piramidal hazte una buena piramide y pon un cacho de carne dentro, y otro cacho fuera de la piramide. Los piramidólogos no hablan de efectos sobre brujulas sino sobre seres vivos que es muy diferente.

por lo tanto este experimento no demuestra que no exista la "energía" piramidal, sino solo que tu piramide no tiene efectos sobre tu brujula, lo cual es muy diferente.

Pongo entre corchetes "energía" porque en realidad no esta bien empleada esa palabra, no se sabe que es pero algo hay, lamentablemente la comunidad científica es muy reacia a investigar en este campo, un campo que esconde grandísimos misterios físicos y biológicos que nos llevarían a otro estado científico mucho mas avanzado que el actual.


La ciencia se encarga de experimentar para conocer los mecanismos de los hechos.

De loque no se encarga la ciencia es de negar las evidencias en base a un conocimiento limitado de la naturaleza.

Julio dijo...

Este experimento demuestra que no hay ninguna variación del campo magnético en el interior de la pirámide, que es la base de la que parten ciertos piramidólogos para explicar la energía piramidal.

Así que, si la base de su explicación es errónea, significa que, de exisitir una energía piramidal, los "expertos piramidologos" no tienen ni idea de lo que es.Lo cual no es obstáculo para vender sus piramicamas por 500 o 600 euros, ni obstáculo para que otros piquen comprándola.

Y lo de poner un cacho de carne fuera, ya lo hice, con los resultados esperables

Anónimo dijo...

el hecho de que los experimentos para explicar la energía piramidal sean incorrectos o divididos no deja de reconocer que es un fenómeno demostrado en varios campos de la ciencia humana. la energía piramidal existe. creo que no hay que concentrarse en las discordantes teorías si no mas bien en encontrarles más aplicaciones prácticas. quien rebate una teoría debería ser capaz de proponer otra más acertada, si no el hecho de criticar sería pérdida de tiempo y energías.

Julio dijo...

La energía piramidal existe. El hecho de que nadie haya sido capaz de detectarla de forma aceptable en ciencia es una nimiedad sin importancia.

Pero los piramidólogos siempre van por delante, y prefieren hablar de cómo usar algo que no se ha demostrado que exista, y más aún, directamente comercializan piramicamas y piramicasas basadas en tecnobable.

Anónimo dijo...

Esto es una página de risa, estafadores, charlatanes, bla bla bla.
Al hacer una búsqueda de cuanto libro de física aparece nunca van a encontrar una definción para la energía piramidal.
Cuales son los "célebres científicos" que la demostraron.

Ciencia: "La ciencia (del latín scientĭa 'conocimiento') es el conjunto de conocimientos estructurados sistemáticamente. La ciencia es el conocimiento obtenido mediante la observación de patrones regulares, de razonamientos y de experimentación en ámbitos específicos, a partir de los cuales se generan preguntas, se construyen hipótesis, se deducen principios y se elaboran leyes generales y sistemas organizados por medio de un método científico." no veo ningún elemento de este concepto en esto de energía piramidal.
Para hablar de ampos magnéticos, eléctricos y electromagnéticos hay que saber no solo la física de la enseñanza secundaria hay que saber matemática superior (solución de sistemas de ecuaciones integrales y diferenciales), algebra vectorial y electromagnetismo. Hay que estudiar desde Coulomb, Gauss, Tesla, Ampere, Faraday, Maxwell y otros que aportaron las LEYES que fundamentan la existencia y propagación del campo electromagnético. Ellos fundamentaron un fenómeno que comprobaron experimentalmente, mediante mediciones concretas y repetibles, los campos eléctricos y magnéticos están ligados estrechamente uno al otro, no existen por separado, aunque su manifestación puede ser de un aspecto u otro, como es en el caso de cargas estáticas o corrientes continuas.
Para hablar de neutrinos hay que ser especialista en fisica de partículas, solo diré que según wikipedia "De hecho, es muy pequeña la posibilidad de que un neutrino interactúe con la materia ya que, según los cálculos de física cuántica, sería necesario un bloque de plomo de una longitud de un año luz (9,46 billones de kilómetros) para detener la mitad de los neutrinos que lo atravesaran."
Las fuentes del campo magnético son las cargas eléctricas (electrones o iones) en movimiento (corrientes). Para que el campo electromagnético interactúe con la sustancia (intercambio de energía) tienen que existir cargas.
Yo tenía entendido que un CRONOmetro medía el tiempo, no se como puede medir la intensidad del campo magnético.
El experimento no es para que cualquiera lo haga?, que significa la expresión matemática? Mi sobrina de ocho años hace un experimento mejor que este.
Cómo la frecuencia de las oscilaciones de la brújula para orientarse, se relaciona con la intensidad del campo magnético dentro de la pirámide?, que alguién me lo demuestre matemáticamente.
Qué medida de certeza es "significativamente distinto" para la famosa suposición que llaman hipótesis.

Cientifocioso dijo...

Hola, pensé que iba a encontrar un análisis serio pero este experimento no sirve de nada.
Se han roto todas las bases del funcionamiento (supuesto) de las pirámides:
1.- La pirámide no se puede mover. Un estudio de comparativa se hace con diferentes pirámides, como es obvio en la metodología científica por otra parte...
2.- Hay una relación de masa-tamaño, de modo que el grosor debe cambiar según sea la estructura y el material, que aquí ni siquiera se ha contemplado.
3.- La pirámide debe tener unas proporciones mínimas para que pueda cargarse. Obviamente con palillos "por comodidad" no vale de nada.
4.- Se encuentran los resultados óptimos con aluminio y más aun con vidrio. Un estudio serio tendría varias (no una sólo) pirámides de vidrio y también de otros materiales.

Pecas de lo que criticas y de lo que te ríes, lo haces tú peor.

No soy un defensor de la piramidolgía, de hecho actualmente acabo de empezar a hacer mis propios experimentos y quería buscar otros ya hechos par air comparando resultados. Pero esto no es nada serio.

El verdadero ecepticismo se mantiene neutro al experimentar y tú de inicio vas a lo que vas. Te aconsejo replantear tus conceptos por que ahora mismo después de ver tu blog, te digo que estás siendo bastante hipócrita. Usas por bandera la ciencia pero profesas creencias.

Estaré encantado de compartir mis resultados con quien quiera. Ya digo que no estoy usando palillos...

Un Saludo.

Cientifocioso dijo...

Por cierto como anécdota, he de decir que yo si he experimentado variaciones en el campo magnético, no ya dentro si no cerca de la pirámide (en concreto al pasar por encima la brújula se ha vuelto loca en varias ocasiones).

Es algo de lo que sigo hacienco pruebas pues no siempre ocurre e intento encontrar los factores determinantes (si es que los hay y no han sido perturbaciones exteriores).

De inicio creo que hay campo para el estudio aunque al final no sea todo lo que se vende, como suele ocurrir, al final hay una base real y un mundo de invención.

Julio Plaza dijo...

Qué le vamos a hacer. Cada maestrillo tiene su librillo, y en el caso de de la piramidología , cada piramidólogo tiene su receta, que siempre le funciona aunque diga lo contrario que el piramidólogo de enfrente.

Que si con madera, que si con aluminio, que si con cobre, que sin ferromagnético, que si a un tercio de altura, que si el tamaño no importa, pero la tuya es muy pequeña, que si tengo neutrinos dentro...

Así que da igual lo que hiciera y cómo, porque siempre habría alguien que dijera "no, así no es".

Ánimo con tus experimentos, que sin saber nada de ellos ya sé que van a ser espectacularmente positivos. Eso sí, a mi no me invites a cenar.

Un saludo

Cientifocioso dijo...

Yo nunca se como va a salir un experimento, ya que no parto con ninguna intención de que ocurra algo o no, ni tomo ninguna via rápida para ello.