jueves, mayo 13, 2010

La ciencia es incompatible con la fe

Navidad y Semana Santa son probablemente las dos épocas del año más importantes para los cristianos, pues no en vano se celebra tanto el nacimiento como la defunción del personaje que fundamenta su religión.

Y es en estas fechas cuando también aparecen documentales o artículos que proponen explicaciones a mitos relacionados con la Biblia. Algunos explican como presuntos milagros no son tales, desmitificando la religión. Otros, a los que me quiero referir, dan explicaciones o razonamientos hechos con el interés de demostrar que los textos bíblicos están describiendo una realidad, para poder dar a entender finalmente que en verdad existe un Dios. Quizás los estudios más elaborados en este sentido son lo que pretenden explicar que la imagen de la Sábana Santa pertenece a un hombre de la Palestina del Siglo I que fue crucificado, y que dejó su imagen grabada emitiendo una radiación misteriosa.

Y sin embargo, es una gran contradicción.

Sigue en... la Circular Escéptica.

¡Suscríbete!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Vaya un blog mojonero!
Lo siento.

Oscar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Danny dijo...

PRUEBAS

Experimento Tardía-Elección de Wheeler Gedanken / http://ciencia.astroseti.org/nasa/articulo.php?num=1924
http://www.youtube.com/watch?v=z7CRlf7juiQ
http://www.youtube.com/watch?v=Vi5ozLh0eEU

La paradoja de Hardy, dice: el acto mismo de observación afecta a la realidad que tratamos de descubrir. La dualidad onda-corpúsculo, una aparente paradoja concepto de la mecánica cuántica según el cual no hay diferencias fundamentales entre partículas y ondas: las partículas pueden comportarse como ondas y viceversa.
Toda la materia presenta características tanto ondulatorias como corpusculares comportándose de uno u otro modo dependiendo del pensamiento del experimentador. Toda la realidad es una superposición cuántica, en base a ello:

¿Qué hubo antes de la formación de nuestro Universo?

Energía.

La energía es lo único que había. La energía no se crea ni destruye, se transforma siempre. Es lo que siempre fue, llevándonos a entender todo lo que existe como transformaciones; de una misma cosa, que esta en todo; que es:

La Inteligencia.

La inteligencia es energía, puesto que la energía es el principio y causa de todas las cosas. Poseer inteligencia, es efecto y causa de la energía primigenia; que llamaremos:

Energía Inteligente.

Hay una conciencia única en el Universo, que esta en todo y proyecta todo. La imagen proyectada en los seres, y en los efectos que evolucionan en el cosmos; transforman todo en lo que siempre fue:

El Ser.

Todo es una proyección mental de la energía inteligente
Desde lo inerte, hasta lo humano; la energía se cuestiona: ¿Qué soy?, ¿Qué no soy?

El Ser inteligente tiene un concepto total de su magnificencia, pero es en la proyección en la que imagina: "qué no es, él"; lo que crea las *leyes universales de la conciencia.
El Ser energético, “imagino” que no debía ser inerte, y creo esa proyección en la materia. Se crean así, los seres inertes. Marcando los límites entre: la conciencia, y la ausencia de inteligencia.

... Si yo soy la mayor inteligencia, no debo ser inerte. Soy consciente, no soy solo orgánica, vegetal. Pienso y me proyecto como ser animalizado, después de vegetal y mineral. Despierto mi conciencia en el ser humano. En el mineral pierdo la conciencia de mi magnificencia. No recuerdo quién soy, ni de dónde vengo; y me preocupa hacia donde voy. Mis preguntas se proyectan en todos los procesos materiales del Universo, como respuestas. Observando las leyes materiales, deducimos aprendemos y sabemos ...

Tras la muerte, recupero mi estado original. Vuelvo a ser quien era antes de nacer, recordando todo lo experimentado en las existencias múltiples. Vuelvo a materializarme una y otra vez, para experimentar y cuestionarme: ¿Quién soy en realidad?

El principio inteligente, que proyecto el Universo; y todo lo demás: es el final.
Lo que está aquí y ahora hablando en tu mente.

La condición natural de la energía es existir, y siempre ha existido. Antes del Universo tomar forma y objeto, existe una inteligencia primigenia: como consecuencia natural de la energía, de no ser así el Universo carecería de objeto.


dannythefox98@gmail.com